12 Poderosas Rutinas de un Colaborador de Alto Rendimiento

Rafael Hernández Pérez
Rafael Hernández Pérez

"Despierta al Emprendedor que hay en Ti"

Imagínate ¿Cómo sería tu empresa si todos los integrantes del equipo fueran como el mejor colaborador que has tenido?

Una de las tareas básicas para todos los emprendedores y líderes es conseguir conformar un equipo de trabajo que pueda obtener buenos resultados.

Desde luego, este no es un tema exclusivo del emprendimiento, pues todas las personas de alguna manera o de otra, estamos formando parte de algún equipo empezando con la familia, en la escuela, en algún club deportivo, en una organización social, etc.

Al formar parte de una empresa o de una organización, todos nos constituimos en colaboradores y nuestras acciones afectan o benefician de manera directa los resultados obtenidos por el equipo.

Para lograr resultados extraordinarios es necesario consolidar Equipos de Alto Rendimiento, pero, para desarrollar un Equipo de Alto Rendimiento (EAR), es necesario tener Colaboradores de Alto Rendimiento (CAR).

Colaborar es una palabra que proviene del latín collaborare y significa “trabajar juntos en un proyecto”. Del prefijo con (unión) y laborare (trabajar).

Una pregunta recurrente que los líderes de equipo se formulan es ¿Cómo puedo encontrar un buen colaborador?

La mayoría de empresas buscan buenos colaboradores que les ayuden a alcanzar los objetivos de la organización. Pero ¿cómo son los Colaboradores de Alto Rendimiento? ¿Qué los identifica? ¿Qué los diferencia?

En el siguiente artículo quiero compartir contigo algunas rutinas que ellos realizan, de tal manera que cuando busques a un Colaborador de Alto Rendimiento, quieras saber si tu equipo los tiene o si tú eres uno de ellos, tendrás algunos indicadores que te permitirán identificarlo.

A continuación te presento:

“12 Poderosas Rutinas de un Colaborador de Alto Rendimiento”

1 . No trabaja por dinero. Quiere cambiar el mundo.

Mas que colaboradores son soñadores. Reciben un pago por su trabajo, pero en realidad ellos trabajan mucho más de aquello que se les paga. Se casan con la filosofía empresarial. Aman servir, aman lo que hacen.

2. Trata los bienes de la empresa como si fueran suyos.

Tienen la capacidad de entender que todo lo que hay en la empresa tiene una razón de ser y que él es corresponsable de cuidar y proteger los bienes, productos, herramientas, instalaciones y todo lo que forme parte de la empresa, como si fuera propio.

3. Planifica sus actividades y anticipa.

Desarrolla un sentido de previsión y prevención. Conoce su trabajo y continuamente busca alternativas para realizarlo de una mejor forma. Se apoya en herramientas de planeación y si se le pudiera adjudicar un lema sería este “el que no planea para ganar, planea para perder”. Le gusta ganar.

4. Enseña y comparte lo que sabe; y nunca deja de aprender de los demás.

Tiene una mentalidad de abundancia, por ello no asume una actitud egoísta sino todo lo contrario, le gusta compartir lo que sabe y se toma el tiempo para enseñar. Además le gusta observar, le gusta preguntar e investigar. Siempre hay algo nuevo que aprender y que mejorar.

5. Rinde cuentas de su tiempo y de los recursos que administra.

Es una persona que no solamente te inspira confianza, sino que además te genera certeza. Informa sobre las actividades que realiza y los resultados obtenidos. Da a conocer como utiliza su tiempo, el dinero, las herramientas y los insumos que se le proporcionan.

6. No justifica los errores, acepta la responsabilidad en todo momento y actúa siempre con honestidad.

Cuando las cosas no salen como se esperaba, muchas personas tienden a evadir su responsabilidad o culpan a otros, el no. Asume con responsabilidad las consecuencias de sus actos y aprende de los errores.

7. No se distrae y trabaja siempre con un sentido de urgencia.

Se enfoca el 100 por ciento de su tiempo. Concentra su energía en alcanzar los objetivos de la empresa. Para él cabe la frase “no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy”. Siempre está ocupado en actividades esenciales para el cumplimiento de la misión empresarial.

8. Llega antes de la hora de entrada y se retira después de la hora de salida.

Es puntual. Es común que llegue antes de la hora de entrada. Ha desarrollado una firme disciplina, pero principalmente un compromiso consigo mismo para apoyar al cumplimiento de la misión. Por la misma razón, no se retira antes de su horario de salida, siempre está dispuesto a trabajar más allá del tiempo comprometido.

9. Resuelve los problemas que se le presentan y ayuda resolver los problemas de los demás.

Gran parte de su tiempo se la pasa resolviendo los problemas que se le presentan. Lo hace con la debida diligencia y aportando lo mejor de sus habilidades y talentos. Es común que su gran sentido de responsabilidad le genere tiempo libre, el cual ocupa para ayudar a sus compañeros en el cumplimiento de sus tareas o en la resolución de problemas.

10. Realiza actividades adicionales de las que le corresponden.

Cuando aparecen actividades que se tienen que realizar dentro de la empresa, pero no hay un responsable directo, ellos se ofrecen para realizar la tarea, sin necesidad de un pago extra y sin otro tipo de condicionamientos. Les nace hacerlo.

11. Entrega resultados sobresalientes.

Invierte adecuadamente el tiempo y los recursos de la empresa. Genera un ambiente de confianza y de crecimiento, además de redes de trabajo que les facilitan la colaboración. Como resultado de ello, sus resultados son destacados, tienden a producir más y siempre realizan un trabajo de calidad.

12. No necesita la supervisión de un jefe o un líder. Siempre aporta el 100% y un poco más.

Es consciente del papel que asume dentro del equipo y de las tareas que le corresponde realizar para el cumplimiento de la misión. No depende de una continua vigilancia para garantizar que las cosas se realicen, por el contrario les gusta hacer las cosas en tiempo, en forma y bien.

Te comparto una infografía:

Reflexión final

Amigo, amiga, invertir en el desarrollo de tu equipo de trabajo es lo más poderoso que puedes hacer por ellos, por la empresa y por la comunidad.

Ayúdales a crecer, ayúdales a soñar, ayúdales a mirar al mundo desde la perspectiva del servicio y del amor, al final del día el emprendimiento es un instrumento desarrollado por la humanidad para  el servicio de la humanidad.

 Si tú lo haces por tu equipo, ellos lo harán por otros, incluyéndote a ti, incluyendo a la empresa.

Atrévete a dar el primer paso y comienza hoy mismo a desarrollar en ti y en otros a un Colaborador de Alto Rendimiento. Haz la diferencia.

¿Sabes de alguna otra rutina que los Colaboradores de Alto Rendimiento practiquen? Compártela con nosotros y ayúdanos a crecer.

Muchas gracias por el tiempo invertido y no olvides que aprender y emprender puede cambiar tu vida y la vida de muchos.

Hasta la próxima.

Rafael Hdez CIRCULAR OK



Rafael Hernández Pérez





Emprendedor | Consultor | Blogger

2+

There are no comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Negocios del futuro
3 Señales de Alerta para los Negocios del Futuro

Si bien es cierto que las crisis traen consigo oportunidades, también es cierto que traen consigo escasez, necesidad, deuda, quiebras, desempleo, hambre, depresión, enfermedad, muerte y muchas situaciones más que generan angustia, tristeza y dolor. Por ello, debes tener en cuenta las siguientes SEÑALES DE ALERTA:

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart